Blog

 

¿Te preocupa el compromiso de tu equipo? Revisa la congruencia de tus acciones



¿Te has preguntado alguna vez qué hace que una persona se comprometa con un proyecto u organización? ¿Cómo puedes mejorar tu capacidad de influencia? o ¿Cuáles son las claves de la motivación en los equipos?

Es evidente que no hay una única respuesta para cada una de estas preguntas pero sí que hay un denominador común que se puede aplicar en este caso y en otros similares y es la congruencia entre lo dices y lo que haces.

Si estás liderando un equipo y quieres aumentar el compromiso de las personas que lo conforman, debes comenzar en primer lugar por hacerte un “Auto-checking”, para saber cuál es tu punto de partida. Antes de lanzarte a evaluar tendencias de personalidad, competencias o comportamientos, es de vital importancia que seas consciente de lo que tú en primera persona estás pensando, sintiendo y haciendo. ¡Esa es la base de la congruencia!

Hay un antiguo refrán que dice: “Haz lo que yo te diga pero no lo que me veas hacer” y precisamente eso es lo que le ocurre a muchas personas que lideran equipos y que no consiguen el compromiso de sus colaboradores. Ponen el “foco” fuera, en las competencias y comportamientos de los otros, obviando lo que a todas luces debería ser el primer paso que es realizar un diagnóstico personal previo.

Compromiso es un Valor:

¿Sabes cuáles son tus valores principales? Párate a pensar por un momento e Identifica al menos 5. ¿Está el compromiso en ese ranking?

- Si no es así, tal vez estás pidiendo al equipo algo que de manera inconsciente tú no lo estás fomentando.

- Si por el contrario el compromiso se encuentra en los primeros puestos de tu lista de valores, pasa al siguiente nivel y analiza qué significado tiene esa palabra para ti.

Y puedes avanzar un poco más todavía. Piensa en un día cualquiera en tu trabajo con tu equipo y analiza qué comportamientos diarios desarrollas en los que se demuestre el compromiso, tal y como tú lo interpretas. 

Ser consciente de tu nivel de congruencia entre lo que estás pidiendo al equipo y lo que tú estás haciendo, te dará pistas fundamentales para gestionar mejor a las personas.

Compromiso es una Consecuencia:

Los valores principales de las personas están presentes en el día a día, en cada pensamiento, en cada decisión, en cada acción… Es algo que pasa a nivel inconsciente en la mayoría de los casos pero que influyen de manera directa en nuestra vida.

Quienes están liderando equipos y son congruentes entre lo que expresan, lo que hacen y lo que piden al equipo, tienen mayor capacidad de influencia y motivación por lo que a su vez favorecen el compromiso de las personas. 

Compromiso es una Actitud: 

Cuando un valor está integrado de manera consciente en una persona, fluye de manera natural como una actitud de vida.  Se plasma en todo aquello que dice, siente y hace. La alineación es automática, directa y dinámica.

Liderar es un acto de responsabilidad que impacta de manera directa en las personas, en las empresas y en la sociedad en general. Las organizaciones que son conscientes de que la clave del éxito está en la suma de las personas que la componen, apuestan por el desarrollo y congruencia de los valores en todos los ámbitos corporativos.

Si estás liderando un equipo y quieres fomentar el compromiso, no lo olvides: ¡Revisa la congruencia de tus valores y tus acciones! 


VOLVER