Sala de prensa

 

México, un nuevo destino para el talento directivo español, Cinco Días



Ya ha pasado un año desde que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ganase las elecciones a la Casa Blanca. Y diez meses desde que el mandatario se sentase por primera vez en el Despacho Oval. Y en todo este tiempo, sus políticas contra México, uno de los baluartes de su campaña, han dado sus primeros frutos, pero de forma totalmente contraria a la esperada.

“El efecto Trump, que era lo que más preocupaba en México, ha sido un revulsivo para ellos, les ha unido y la economía está creciendo”, cuenta José Ignacio Jiménez, socio de Talengo, consultora de liderazgo y búsqueda de directivos que, entre otras iniciativas, está conectando a varios ejecutivos españoles con diferentes compañías y organizaciones mexicanas. [...]

"En México los ejecutivos encuentran proyectos a 10 o 15 años vista, con un impacto económico alto y con vistas a dejar huella en el futuro tras un proyecto"

Hace dos semanas, el FMI estimó en un 2% el crecimiento del país norteamericano para este año. A esto se le añade “una población de 120 millones de personas, una edad media muy joven, una clase media emergente y un aumento de demanda interna y externa. Solo falta el suficiente talento directivo capaz de gestionar la situación”, prosigue Jiménez. [...]

No obstante, recuerda José Ignacio Jiménez, como México está en un momento diferente al español, hay que tener en cuenta una serie de detalles en lo que respecta a la gestión. “En gran medida hace falta un perfil de liderazgo más genérico. Esas tendencias de pérdida de jerarquías, de auge del poder de las generaciones más jóvenes y de las nuevas formas de trabajo colaborativas, aún no han llegado allí, y eso es algo que los ejecutivos deben tener en cuenta”. Todo esto radica en un aumento de la burocracia en relación a España, una mayor lentitud a la hora de tomar decisiones y una menor diversidad de ideas y proyectos, ya que la fuerte jerarquía y la falta de confrontación de opiniones impide que aumente la diversidad

Leer noticia completa en Cinco Días, octubre 2017

 


VOLVER