Guante de seda para un relanzamiento

Objetivo: ocupar la dirección de RR.HH. que llevaba un año y medio vacante tras un fuerte proceso de reestructuración.

Proyecto: búsqueda de un profesional con reconocido prestigio para diseñar e implementar nuevas políticas y procesos que acelerasen el cambio cultural hacia una compañía de alto rendimiento.

Resultados: posición cubierta con éxito.

 

Una compañía con 5.000 empleados que acaba de acometer una fuerte reestructuración estratégica en su mercado no puede prescindir de un director de RR.HH. Esa fue la decisión que tomó su nuevo director regional para Italia, Portugal y España: necesitaba cerrar el proceso de ajuste y construir una nueva cultura de alto rendimiento y compromiso no podía hacerlo sin un fuerte líder en esa área.

La crisis ha afectado mucho a numerosas empresas. A esta multinacional, una de las mayores del sector de servicios de hostelería, le supuso acometer una cirugía de unidades no rentables, para luego posicionarse para el crecimiento.

Tras dos años afrontando uno de las etapas más duras que puede vivir una multinacional, nombra a nuevo director regional con responsabilidad sobre el negocio en Italia, Portugal y España. Una de las primeras decisiones del directivo es cubrir el puesto de director de RR.HH. en Italia, un rol ocupado por la Dirección Financiera durante un año y medio, justo el que ha resultado más duro para la compañía.

 

Un hábil negociador

El reto que debe afrontar el nuevo profesional es tomar las riendas de la política de RR.HH. con una plantilla de 5.000 personas. Aunque aún debe cerrar los últimos coletazos del ajuste, su misión es apoyar el relanzamiento de la empresa a la vez que construye el mapa de talento para el futuro: los planes de formación, evaluación de profesionales, puestos críticos y estrategia laboral.

Aparte de su preparación técnica, el puesto exige una elevada capacidad de negociación para mantener la interlocución con los sindicatos en Italia, donde tienen una enorme influencia y suelen ser duros en sus negociaciones. Este aspecto cobra una importancia especial en el caso de una empresa que vive un momento de deterioro de su imagen. Justamente por ello, debe ser, además, un profesional con una gran marca personal.

La búsqueda fue compleja pero eficaz y la labor de la persona elegida ya se está haciendo notar en la compañía.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies