Protagonistas de un cambio de era

Poco a poco se van ajustando las previsiones económicas a lo que podría ser la realidad que nos tocará vivir en los próximos dos años. Da igual la forma que tenga esa recuperación porque, lo que sí sabemos, es que nuestra ya débil economía tendrá que soportar una caída del 15,1% del PIB en el 2020 según el Banco de España.

Cuando se cumplen tres meses desde que la Covid’19 cambió nuestras vidas, cabe hacer una mirada retrospectiva de lo que hemos vivido, cómo lo hemos vivido y dónde nos llevará esta experiencia. En conversaciones con clientes de España y fuera de nuestras fronteras nos encontramos con equipos directivos exhaustos. En un muy corto periodo de tiempo tuvieron que actuar para garantizar la supervivencia de sus negocios, ajustar las plantillas a la situación, evitando en la medida de lo posible perder talento, y preparar a la organización para los nuevos rebrotes que se darán según los expertos.

Pero la vida sigue y los negocios con ella. Ahora toca recoger las lecciones aprendidas y dibujar la estrategia que nos garantice salir una vez más, y para mi generación ya van cuatro, de una crisis, esta vez sin precedentes en tiempos de paz.

Tendremos que medir cuál es el estado emocional de nuestros equipos porque las empresas las hacen personas. Estamos en shock emocional, ese estado que surge en la persona tras vivir un suceso traumático. Y en él nos mantendremos mientras siga presente el riesgo de contagio sin vacuna con la que hacerle frente. Conocedores de las emociones que esta situación están haciendo aflorar, seremos más fuertes para construir un futuro.

Observamos cómo, en una gran mayoría, nuestros clientes se plantean si el modelo de liderazgo que les ha acompañado en los últimos años será realmente el que necesiten para los próximos. Una cuestión así nos aboca inevitablemente a replantearnos cuál es el talento que necesitamos, dónde está, qué habilidades le hacen ser tan crítico y cómo mostrarse atractivo para él con unos recursos más limitados que nunca.

Se vislumbra un entorno que exige estructuras absolutamente flexibles para adaptarse al cambio tantas veces como sea necesario. Organizaciones casi camaleónicas para mimetizarse en ese entorno haciéndolo suyo rápidamente. Cambios tan profundos en periodos tan cortos de tiempo nos harán ver cómo la brecha entre generaciones se hará más grande. Ahora más que nunca los líderes deben manejar esta situación para sacar de cada generación lo mejor y hacerlas convivir sintiéndose complementarias y necesarias.

La anterior crisis tenía un claro trasfondo de crisis de valores. En esta tendremos que poner en juego lo aprendido los últimos años, si no queremos sucumbir en el intento de salir reforzados. Esto exige por parte de los líderes humildad. Mucha humildad para escuchar, observar y sentir lo que está sucediendo a su alrededor sin caer en el error de tener ellos siempre la solución. Autenticidad para ser percibidos como creíbles en un entorno absolutamente incierto. Y con un claro propósito que les supere, más grande que ellos pero que les permitirá dejar un legado a las generaciones venideras.

Nos esperan por delante dos años muy complicados para empresarios y trabajadores. En este proceso de cambio cabría preguntarse si la representación sindical se convertirá en un agente de valor y con impacto directo en la recuperación, u optará por sucumbir a intereses demagógicos.

Y mientras tanto, empresarios, inversores, trabajadores y todo el pueblo en general, seguirán ansiando encontrar a alguien que tenga un proyecto para España.

Sólo Dios sabe dónde estaremos dentro de dos años y haciendo qué, lo que es seguro es que habremos sido protagonistas de un cambio de era. ¡Mucha suerte a todos!

 

Mayte Martínez Socia Talengo

Por

Mayte Martínez
Socia de Talengo
Todos los artículos del autor

VER CV

Mayte Martínez habla en Expansión sobre los méritos profesionales

Mayte Martínez, socia de Talengo, habla para Expansión sobre la coherencia entre discurso y currículum de aquellos candidatos que aspiran a un nuevo puesto de trabajo. Martínez considera que “el candidato debe conocer siempre el perfil al que aspira, y debe ser muy consciente de dónde es capaz de aportar valor”. En la carrera profesional importa la trayectoria coherente y la formación. Solo si alguien se ha formado adecuadamente, si cuenta con una buena red de contactos y con experiencias que aporten verdaderamente a ese puesto, explica, ese candidato podrá huir de la mediocridad.

El entrevistador, por su parte, añade la socia de Talengo, “debe saber aterrizar aquello que el candidato cree que es su éxito y analizar si ese éxito encaja o no en la posición, y si existe coherencia entre lo que aporta el aspirante y aquello que la empresa busca”.

Toda la información en Expansión.

mayte martinez diversidad

Los éxitos pasados ya no garantizan los éxitos en el futuro – TALENGO

Mayte Martínez, socia de Talengo, ha participado en la IX Convención de Directivos organizada por la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón ADEA con el lema “Generación XXI. Personas. Valores. Ética”. Mayte intervino en la mesa “Las personas en el centro de todo”, en la que habló  sobre las habilidades que debe tener el directivo del sector servicios para convertirse en un líder en su organización. En su intervención expuso las claves para ser líder en el sector servicios, que engloba al 75% de la mano de obra ocupada en España. Para ello, ha resaltado que “los éxitos pasados ya no garantizan los éxitos en el futuro”, por lo que ese líder deberá adaptarse a unas nuevas habilidades en las relaciones con los clientes. “Nuestros clientes son cada vez más digitales. Nuestra manera de comunicarnos y relacionarlos con ellos ha cambiado completamente. Estamos intoxicados de datos y este líder deberá tener cierta habilidad para convertir ese dato en información de valor para su negocio”, manifestó. Más información en: Aragon Universidad Universidad San Jorge ADEA

mayte-martinez-talengo-liderazgo

Líderes sin sesgos

Con una frecuencia casi diaria podemos leer acerca de las dificultades que se encuentra la mujer para crecer profesionalmente y ocupar puestos de responsabilidad. En nuestro círculo de amistades compartimos numerosas experiencias de mujeres sobradamente preparadas, que de una u otra manera tuvieron que renunciar. Esta es una realidad que afecta a todos los ámbitos, pero hoy me voy a centrar en el mundo empresarial. Es realmente fantástico que se hable de esta discriminación con frecuencia y sin tapujos. Hablar abiertamente de un problema siempre ayudará más que ocultarlo.

Sin embargo, a veces pienso que gastamos muchas energías en contar las malas prácticas. En España, donde la envidia forma parte de nuestro ADN, estoy segura avanzaríamos más dando a conocer qué directivos están apostando por romper esta discriminación. Aquellos que están convencidos del valor que la diferencia aporta a un equipo. Líderes que no están dispuestos a renunciar a nada que haga mejorar su cuenta de resultados. Líderes que con los hechos están ayudando a cambiar el mundo.

Yo soy una privilegiada. He tenido la suerte de dedicar los últimos 17 años de mi vida a una empresa donde ser mujer no significa nada. No es ni bueno, ni malo. He podido ser madre de dos hijos, crecer personal y profesionalmente, aprender todo del negocio sin haber renunciado a nada. Y si lo hice nunca sentí estar haciéndolo. Esto fue gracias a unas personas, líderes inclusivos, que han predicado con el ejemplo. En Talengo creemos en el refuerzo positivo, en la transparencia 360 y por eso no me da ningún apuro decir alto y claro que esta experiencia de crecimiento ha sido posible gracias a @WalochikTLG,  @JimenezTALENGO@VivianAcostaTLG, @manuclavel.

Nos cuesta muy poco quejarnos de nuestros líderes, pero cuando lo hacen bien, no lo decimos ¿Por qué? Si te apuntas a la transparencia,  te animo a desvelar y gritar a los cuatro vientos qué hombres y mujeres en posiciones de poder están dejando de lado los sesgos que discriminan y que heredaron de una cultura ya pasada.

Sólo te falta talento

Recientemente asistí a una conferencia de emprendedores que quieren internacionalizar sus negocios. El debate se centró en las dificultades para encontrar financiación, la inversión tecnológica necesaria para llevar a cabo esa internacionalización y la inversión en una buena campaña de marketing digital (una web potente, campaña SEO y SEM,..).

Tan sólo un ponente, y de soslayo, mencionó que rodearte de talento también era necesario. Yo no lo llamaría necesario exactamente, es absolutamente imprescindible.
Encuentra financiación, desarrolla la tecnología más puntera, diseña la mejor campaña de marketing digital, adapta tu oferta al mercado donde quieres aterrizar y deja tu negocio en manos de la persona errónea. Y en 12 meses, si no antes, empezarás a maldecir haber emprendido la aventura.
Cometemos el error de creer que sólo las empresas grandes con todos los recursos necesarios a su alcance pueden recurrir a expertos capaces de buscar el mejor talento en  cada momento y  mercado. Cometemos el error de creer que estamos perfectamente capacitados para identificar quién tiene talento dentro de nuestro equipo. Y peor aún comentemos el tremendo error de creer que con viajar varias veces al año a visitar ese nuevo mercado nos convertimos en expertos de él.
El retorno de la inversión en identificar al talento más idóneo para cada mercado comienza el primer día de tu aventura internacional. El mejor talento para cada mercado no tienes porqué ser tú, ni tampoco tu persona de confianza, ni tan siquiera el top ventas de tu equipo en España. El experto del mercado es el que vive el día a día de ese mercado.

Mayte Martínez Socia Talengo

Por
Mayte Martínez
Socia
Todos los artículos del autor
VER CV

Buscar
Categorías

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies