Líderes valientes que transforman 

“No puedo entender por qué la gente está asustada con las nuevas ideas. Yo lo estoy de las viejas”, John Cage.

Transformar, mejorar, innovar es una actividad de alto riesgo cuyo principal riesgo es: no practicarla. En el S. XXI necesitamos más que nunca líderes valientes que sepan asomarse al abismo de la transformación con humildad, para saber que pueden fallar, y con coraje, para asumir el reto de ir contra-corriente o incluso de crear una nueva corriente de pensamiento, una nueva necesidad, esa es la genialidad de los que se atreven a pensar en grande. Necesitamos liderazgos que sepan impulsar el cambio, que sepan desafiar las certezas, pero también que sepan inspirar, que puedan ver oportunidades donde otros sólo ven problemas sin resolver.

Comenzamos una serie de entrevistas realizadas a Directivos que han demostrado ser líderes valientes que transforman. Desde aquí, mi profunda gratitud a todos los que han participado por su generosidad al compartir sus historias, claves de éxito y, sobre todo, ¡sus aprendizajes!

1. ¿Cuáles son tus principales retos como  líder?  

Encontrar un buen equilibrio entre el corto-medio y largo plazo. Un paso ágil de la visión a la acción en el mundo actual. Si necesitas trazar el camino con demasiada precisión para arrancar, te quedas fuera.

La situación actual ha traído muchos retos, particularmente con las nuevas formas de trabajo.  Estos radican en entender y aprender sobre qué es lo que funciona y lo que no, así como las dinámicas de trabajo que debemos establecer y cómo dirigir equipos en remoto y empoderar a los managers.

La mejor forma de proteger el negocio es proteger a las personas, esto se ha convertido en un elemento principal y debe seguir estando presente, así que en una cultura de 'Employee Centric’ como la nuestra, cuidar a las personas es clave para aumentar su compromiso y vínculo emocional con la compañía. Por ello, garantizar el bienestar de nuestros colaboradores ha sido también uno de nuestros principales objetivos, con un plan muy ambicioso en el que ofrecemos sesiones y soluciones sobre cómo gestionar emociones como la ansiedad o el estrés, entre otras muchas aristas.

Estos últimos meses han sido complicados, no cabe duda, pero también apasionantes, porque hemos constatado que las diferentes acciones que hemos realizado han tenido un impacto real. Tanto es así, que en nuestra última encuesta de eNPs de colaboradores hemos conseguido un récord histórico, subiendo hasta 23 puntos respecto a la anterior. No podríamos estar más orgullosos.

2. ¿Cuál sería para ti el propósito que debe honrar un líder en este momento de cambio y transformación?

Las organizaciones somos comunidades de personas, y en Securitas Direct nuestro propósito radica en tener una comunidad de buenas personas con talento. En definitiva, preocuparte de manera honesta por el equipo.

3. Si hablamos de valores, ¿cuáles son para ti los valores que deben tener los líderes del Siglo XXI?

Nuestro lema nos define como organización, y marca nuestro propósito de compañía. Si somos personas que protegen a personas, está claro que nuestros colaboradores están en el centro de todas nuestras decisiones. Y un momento tan excepcional como el que hemos pasado (y estamos pasando), adquiere especial relevancia su cuidado y bienestar.

Como valores destacaría la humildad, servir a los demás y estar dispuesto a desaprender para aprender. También entender que la diversidad enriquece (hemos puesto mucho foco en este sentido, con un programa muy ambicioso).

4. Hoy todas las empresas, pequeñas o grandes, están en procesos de cambio, transformación e innovación. ¿Cómo ha afectado el COVID a los procesos de transformación y por ende al modelo de liderazgo?

Se han tenido que rediseñar todos los procesos de personas al entorno digital, reforzando el modelo de liderazgo con una preocupación honesta por las personas, por lo que hemos revisado todo el journey de empleado: atracción, onboarding, aprendizaje, liderazgo, etc.

Hemos trabajado mucho también en mantener y asegurar una comunicación directa y cercana con todos nuestros colaboradores, muy enfocados en la personalización del contenido y dando mucha más autonomía a nuestros líderes. Si antes éramos una compañía que hablábamos, ahora lo hacemos mucho más. Para que te hagas una idea, nuestro plan de retorno a la oficina se hizo mediante el proceso de co-creación: le preguntamos uno a uno a nuestros colabores qué necesitaban, cómo se encontraban, qué querían. Uno a uno, a más de 8.000 profesionales.

Como compañía comprometida, y como no podía ser de otra manera, también lanzamos nuestro plan de voluntariado, al que llamamos Marea Roja en alusión a nuestro color corporativo. Más de 3.000 personas realizaron acciones para ayudar a los que más lo necesitaban en todo momento, haciendo uso también de nuestra enorme capilaridad, con presencia en todo el país, y con el objetivo de ayudar a nuestras comunidades más cercanas, dando voz a las asociaciones locales. Nuestro espíritu solidario se vio totalmente desbordado. Un auténtico orgullo de compañía.

5. Hablemos de ti. Si tuvieras que poner sobre la mesa qué te ha permitido implantar cambios y ayudar en la transformación de tu compañía ¿qué aspectos de tu perfil dirías son los que más te han ayudado?

Curiosidad, no tener todas las respuestas, aprender a vivir sin miedo ante el ‘no sé’. Estábamos muy acostumbrado a tener certezas, así que la pandemia ha sido un aprendizaje en este sentido. También tener muy claro cuál es nuestro propósito de compañía, no solo el qué hacemos, si no el cómo lo hacemos.

6. Los procesos de cambio, transformación, son complejos y no siempre fáciles ¿qué te ha motivado a ti para emprender los procesos de transformación en tu compañía?

El no tener miedo a equivocarte. El miedo nos limita a todos, así que hay que tener valentía, en lo personal y en lo profesional. Me reconcome más lo que no he hecho que lo que he hecho. Hay que atreverse.

7. ¿Quiénes son tus maestros? Aquellos role-models que te han inspirado y ayudado a ser el líder que eres.

Desde un punto de vista personal, mi madre. Se quedó viuda cuando yo tenía 13 años, y siguió trabajando como maestra, ella sola, para sacar adelante a tres niños.

Desde un punto de vista profesional, por un lado, Amancio Ortega, él es un firme defensor del saber escuchar, dar autonomía y empoderar. Por el otro, Antonio Anguita, con una capacidad analítica e intelectual sin igual, y porque sabe dar a sus equipos espacio y retos para seguir creciendo.

8. ¿Cuál es el legado que te gustaría dejar como líder?

Que la gente se hagan las preguntas del para qué, y se atrevan a tomar decisiones e innovar, entendiendo la innovación como ir más allá, tener ideas para mejor lo que están haciendo, valorarla, y después implantarlas y ejecutarlas,  que no se conformen.

9. ¿Qué consejo le darías a un líder que desea empezar un proceso de transformación en su compañía?

Estar alineado con la compañía, saber cuál es su propósito y los drivers de negocio. Además, preguntarte el para qué y dónde estás, y tener claro qué tipo de cultura hay implementada y hacia dónde quieres ir. Por ejemplo, en Securitas Direct teníamos foco en cliente, así que de manera natural se puso el foco en el empleado. Entender los drivers de la compañía. Y finalmente, estar alineado con el CEO y el equipo, la transformación no es un reto un visionario; un proceso de transformación es un reto de equipo.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies