Urgente: necesitamos líderes valientes

El COVI19, por un lado, nos ha devuelto y confrontado con algo que es natural en el ser humano y que por un momento muchos habíamos perdido de vista: la vulnerabilidad.

Por otro, ha destapado una emoción que no pasaba por su momento de mayor popularidad: la generosidad.

Aunque ambas emociones, vulnerabilidad y generosidad, son atributos que deberíamos detectar en un líder valiente, la realidad es que son difíciles de encontrar presentes a la par en el ser humano.

Por eso, nos llama tanto la atención cuando encontramos a nuestro paso a un líder valiente. Muchas veces son perfectos desconocidos, personas que al no tener una vida pública pasan desapercibidas. Debemos, como sociedad, hacerlos visibles, que se conozcan sus historias, porque necesitamos role-models de este tipo de liderazgo.

No estamos preparados para admitir que somos vulnerables, que necesitamos ayuda, muchos no sabemos ni tan siquiera pedirla. Durante mucho tiempo hemos mirado a las personas vulnerables como seres inferiores, pero hoy algo ha cambiado… nuestra mirada es distinta, aplaudimos a aquellos profesionales que nos enseñan que somos vulnerables y que ellos mismos también lo son.

Reconocemos la generosidad, la admiramos y no la criticamos buscando agendas ocultas. Los actos de proeza son actualmente actos de generosidad.

Hoy más que nunca necesitamos esos líderes valientes que nos devuelvan el sentido de lo importante, de lo que es genuino en nuestra naturaleza y no requiere de compensaciones económicas  o contractuales. Nos hemos olvidado de practicar nuestra esencia, por eso hoy es un rara avis ser un líder valiente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies